jueves, 23 de octubre de 2014

El día en que fuimos a ver a Neil Gaiman y a Dave McKean solamente para decir: "gracias".





                                            
Una de las ventajas de estar en París es que la actividad cultural no se detiene y que todos los días están pasando cosas. Y muchas de ellas, con acceso liberado. Pero cuando llevas una semana en la ciudad y estás instalándote para estar varios meses en ella, resolviendo temas domésticos y tele-trabajando para Chile, los panoramas pasan a segundo plano, al menos mientras te instalas, y a final de día a veces apenas queda energía para salir a dar una vuelta por el barrio. Por suerte existen compañeros de ruta como Gabriel Aiquel, quien desde el día 1 de mi llegada a Francia (al norte de Francia), estuvo hinchándome las pelotas, desde Chile, para que fuese a darme una vuelta a la Galería Martel, a ver la exposición “Smoke and Mirrors”, de Neil Gaiman y Dave McKean, que se inauguraba el jueves 23 de octubre.

Gabriel me dijo que Gaiman y McKean estarían presentes en la inauguración. Recordé lo difícil que era acercarse al Papa Juan Pablo II, cuando éste visitó Chile, en 1987. Aunque yo era un joven reportero del diario “El Sur” acreditado para estar en las actividades del pontífice en Concepción, cada vez que, fuera de protocolo, intentaba acercarme al Papa, un guardia suizo repetía mis movimientos y me bloqueaba el paso. Si llegar al Papa era tan difícil, ¿cómo sería estar cerca de Dios? Porque Gaiman y McKean, para los amantes del cómic, durante mucho tiempo fueron deidades que, desde el Olimpo, nos mostraban el camino a seguir.

Mi primera impresión, cuando Gabriel me dijo que ambos estarían en París, fue de melancolía, por no haber llegado antes a la ciudad para poder tramitar, tal vez, una invitación a una actividad que, de seguro, sería a puerta cerrada y con acceso restringido. Así que decidí olvidarme del asunto y, sabiendo que la exposición duraría al menos un mes, programarme para pasar en algún momento a buscar un catálogo para enviarle a Chile un ejemplar a Gaico.

Afortunadamente, entremedio de todo esto llegó el Gran Guarén a París. Claudio Álvarez, haciendo de Clark Kent por el día, participó en una feria internacional con una delegación oficial chilena y claro, por las noches, como editor del Gran Guarén, se dedicó a recorrer tiendas de cómics y a preparar sus lanzamientos en la FILSA. Y nos dimos tiempo para reunirnos a hablar, más de lo humano que de lo divino, con una cerveza (gaseosa, en su caso), en una terraza de un café de la calle Maine, cerca de una tienda de cómics (BD, para los parisinos).

Por esto, este jueves, después de estar todo el día frente al computador, la tentación de quedarse en la casa o de dar un paseo corto por el barrio y nada más, era grande. Separados por casi veinte estaciones de Metro, el Guarén y yo whatssapeamos un rato, pues habíamos quedado de acuerdo en ir a unas tiendas de cómics que él había mapeado en las cercanías de Notre Dame. Pero, como que no quiere la cosa, le comenté que hoy se inauguraba en la Galerie Martel, a dos estaciones de Metro de su hotel, la exposición “Smoke and Mirrors” y que estaría Dave McKean. Le propuse darnos una vuelta por fuera de la galería y luego caminar hacia Notre Dame. Mientras salía del departamento, me escribió, con cierta urgencia: “Va a estar Neil Gaiman”.

Caminé hasta Mouton-Duvernet, tomé la Línea 4, que me deja justo en la Gare de l´Est, me di unas vueltas en círculo y finalmente di con el 17 Rue Martel. No fue difícil. Una veintena de personas tomaba aire fresco en la calle y ahí, justo al lado de la puerta, Neil Gaiman en persona conversaba relajadamente con Claudio Álvarez. Claudio me presentó como un amigo suyo, Neil Gaiman me estrechó la mano y de pronto nos encontrábamos conversando tranquilamente en la calle, dándole las gracias por su inspirador trabajo y diciéndole que habíamos trabajado bajo su influencia durante mucho tiempo, que tenía varios fans en Chile, partiendo por nosotros y siguiendo con jóvenes artistas como Gabriel Aiquel, de quien le regalé “El Modelo de Pickman” (reconoció de inmediato el nombre del cuento), ilustrado también por Christian Luco, y “Calcetín con papa”, con lámina incluida, explicándole que primero había sido un webcómic. Todo esto mientras Claudio Álvarez sonreía, sarcásticamente, pues siempre me pregunta hasta cuándo seguiré presentando a Gaico y a Luco como “jóvenes artistas”. No hubo tiempo para decirle que leí “Los libros de la magia” en portugués, porque un amigo diseñador, Héctor Aguilera, recibía cómics brasileños cuando era difícil encontrar aquellos títulos en Chile. O la cantidad de veces que volví a revisar los diálogos de la edición en español de “Muerte, el alto costo de la vida”. O cómo Gaico atesora sus ediciones de “Mr. Punch”, “Violent Cases” y “Signal to Noise”, que alguna vez ha compartido conmigo. Simplemente le dije: “gracias”. Y él tuvo la delicadeza de abrazarme mientras Claudio nos tomaba una foto, con una calidez sincera, porque seguramente entendió que mis palabras iban desde el corazón.

La puerta de la galería estaba abierta y en el interior estaba Dave McKean. ¡Dave McKean! Pensé en cómo me voló la cabeza “Arkham Asylum”. Y eso que la primera vez lo leí en portugués, es decir, entendiendo apenas los diálogos, gracias a una edición del coleccionista Tito Aguilera. Pero las imágenes…¡qué imágenes! Comienzos de los años 90. Qué difícil era conseguir los libros. Y qué recargo le agregaba Nolberto a las ediciones españolas. Luego tuve una edición en español, en tapa dura, pagando las ganas, no recuerdo si en Chile o en Argentina. La presté y no volvió. Y luego una edición barata, argentina, que salió en quioscos. Pensaba: algún día quiero hacer algo así. Y pasaron tantos, tantos años, hasta el lanzamiento en 2009 de “El Modelo de Pickman”, nuestro modesto homenaje a estos grandes del cómic y un grande de la literatura, H.P. Lovecraft.

Claro, Dave, también hemos trabajado tantos años bajo tu influencia, ¿cómo evitarla? Nunca quisimos evitarla.

Y de pronto, aquí estamos, en París, regalándote el libro y pensando, de paso, que con los nervios le pasé el “Calcetín con papa” a Neil Gaiman, en vez de pasártelo a ti. Y Claudio explicándote que, por diferentes razones, estos dos chilenos dedicados a editar cómics habíamos coincidido esta semana en París y habíamos querido pasar a saludarte. Y, acto seguido, él pidiéndote que firmes un libro para Gaico, y yo, emocionado, tratando de fotografiar el momento, mientras pensaba en la generosidad con que tantas veces Gaico me pasó sus joyitas de tapa dura para que yo las pudiera disfrutar, imaginando las caras que va a poner al enterarse de todo esto y observando a este hombre tan sencillo, calvo, más bajo que yo, que durante tantos años nos ha llenado la cabeza de imágenes alucinantes y que, mientras sus admiradores franceses lo siguen esperando para que firme sus libros, se detiene a conversar con nosotros y a agradecer, con cierta incredulidad, la invitación a Chile que Claudio y yo le hacemos y que alguna vez esperamos cumplir.

Luego, una caminata hasta las tiendas de cómics de Notre Dame que, aunque iban a estar cerradas, nos servirían de pretexto a Claudio y a mí para bajar la adrenalina y convencernos de que lo que acabábamos de vivir había sido real.

Habíamos estrechado la mano a nuestros héroes de toda la vida, con la misma emoción con que, en su momento, peregriné tantas veces a la casa de Themo Lobos en Concón, y había sido tan simple como acercarse y pasar a saludar.


Poco después, twitteando, mientras Bernardita Ojeda me pedía detalles, lo resumí así: “La vida es bella”. Al menos este momento lo fue. 

La muestra "Smoke and Mirrors" estará abierta hasta el 22 de noviembre en la Galerie Martel de París.

FOTOS: Claudio Álvarez.

Prensa destaca contenidos de la serie documental "Lord Cochrane"


Una amplia cobertura de prensa dedicó el diario "El Mercurio", tanto en la portada del Cuerpo A como en la portada del Cuerpo C, a la serie documental "Lord Cochrane, Capitán de Mar y Guerra", ganadora del concurso del Consejo Nacional de Televisión, CNTV, lo que permitirá su rodaje durante 2015 y su exhibición en la TV abierta chilena en 2016. Dirige Christian Aylwin, con guión y producción de Gilberto Villarroel (InteriorDIA). La serie, en su etapa de desarrollo, contó con el co-financiamiento de la CORFO. También tiene el patrocinio del British Council, del Museo Histórico y Militar de Santiago y del Museo Marítimo de Valparaíso. El proyecto fue seleccionado en el taller crossmedia de Chiledoc y DokLeipzig, en Santiago de Chile, y en el Pitching Series de DocMontevideo, en Uruguay, donde programadores de varios canales latinoamericanos de TV mostraron su interés en exhibir la serie una vez que esté terminada.

jueves, 2 de octubre de 2014

Locaciones en cinco países tendrá la serie documental "Lord Cochrane, Capitán de Mar y Guerra"

http://www.youtube.com/watch?v=iEJa3z4dJ9A
Locaciones en cinco países –Chile, Perú, Brasil, Grecia y el Reino Unido- incluirá el rodaje de la serie documental “Lord Cochrane, Capitán de Mar y Guerra”, dirigida por Christian Aylwin y escrita y producida por Gilberto Villarroel (InteriorDIA), ganadora del concurso 2014 del CNTV en la categoría Miniserie Histórica Ficcionada.

La serie cuenta con 3 capítulos de media hora de duración cada uno, protagonizados por Adam Bruce, tataranieto de Lord Thomas Cochrane, marino escocés que comandó la Primera Escuadra Nacional y que, mediante audaces e innovadoras tácticas militares inventadas por él, liberó la provincia de Valdivia y capturó en El Callao la primera “Esmeralda”.

“Es como una road movie, un viaje tanto geográfico como emocional para Adam Bruce, el tataranieto de Lord Cochrane, quien irá descubriendo numerosas y desconocidas facetas de su antepasado a lo largo del recorrido”, señala Gilberto Villarroel, productor ejecutivo y creador de la serie.

El proyecto se inició, en forma independiente, en 2011, con una larga investigación bibliográfica realizada por Villarroel, el mismo guionista de la serie “Epopeya” (ganadora también del CNTV y exhibida por TVN y The History Channel). Luego, obtuvo el apoyo de la CORFO, lo que permitió completar la investigación, desarrollar el guión de los 3 episodios y rodar el primer teaser-tráiler, dirigido por Christian Aylwin (“Isidora”, “Epopeya”) y protagonizado y narrado en inglés por Adam Bruce, en Valparaíso, Santiago y en la comunidad mapuche de Cuel, donde este empresario escocés está construyendo un parque eólico. Se sumaron a continuación los patrocinios del British Council, del Museo Histórico y Militar de Santiago y del Museo Marítimo de Valparaíso.

El primer teaser llamó la atención de Chiledoc, que seleccionó el proyecto para el taller que dictó en Santiago Ilo von Seckendorff, experta de DokLeipzig en realizaciones transmedia. La serie, según su productor ejecutivo, es un concepto amplio, que abarca varios formatos: la miniserie de TV, un largometraje documental de 90 minutos para salas de cine (actualmente postula al financiamiento del Fondo Audiovisual del CNCA), un libro educativo y un cómic-book de ficción, todo unido a través de un website que tendrá actualización permanente.

En DocMontevideo, “Lord Cochrane, Capitán de Mar y Guerra” fue presentado  por Villarroel en el pitching series 2014, donde se exhibió un nuevo teaser, surgido de un taller con productores y directores latinoamericanos bajo la tutoría del realizador uruguayo Aldo Garay y de la productora mexicana Martha Orozco. Esta versión despertó el interés de canales latinoamericanos para su distribución cuando esté terminado y de la TV brasileña como co-productora, negociación que será reactivada luego del resultado favorable en el CNTV.

Pero la historia no termina ahí: durante el mes de octubre, en su condición de guionista y productor, Gilberto Villarroel partirá a París, donde profundizará su investigación sobre las guerras napoleónicas (“llevo un año leyendo este tipo de novelas y son un género en sí mismas”), para explorar la posibilidad de incorporar a Francia como una locación en la serie y para completar el guión del cómic que instala a Cochrane en la costa de La Rochelle, cerca de donde hundió a la mitad de la flota de Napoleón, pero en una historia ficcionada, que incorporará elementos de terror: “será un pretexto para mostrar sus condiciones de inventor y estratega”, señala el guionista.

En cuanto a la serie, las recreaciones sobre la vida de Cochrane están a cargo del ilustrador Christian Luco (“El Modelo de Pickman”) y tendrán una estética de cómic, con animaciones 2D, y lecturas dramatizadas extraídas de los diarios de vida de Lord Cochrane.

Los realizadores esperan estrenar, a más tardar, el 21 de mayo de 2016, día de las Glorias Navales en Chile y día de la ceremonia que, año tras año, realizan la Armada y el gobierno de Chile en la Abadía de Westminster, en Londres, depositando una ofrenda floral ante la tumba de Cochrane. La tumba tiene grabados los escudos de los cuatro países que el infatigable marino escocés ayudó a liberar: Chile, Perú, Brasil y Grecia.