EL RETORNO DE LOS MONSTRUOS, por Bernardita O. Labourdette




El universo de Lovecraft en el fin del mundo. El universo de Lovecraft
recreado en escenarios-espejo perfectos, evocadores y distantes:
Santiago y posteriormente Chiloé, ciudad-cárcel e isla–manicomio.
Escenarios donde resulta fácil imaginar que un pintor
estadounidense viene a buscar inspiración y termina encontrándola
en modelos que no son de este mundo. Escenarios donde quienes
buscan pistas terminan perdiéndose. Lugares endogámicos que están
hechos para ser abandonados o quemados hasta los cimientos,
de manera que nada pueda volver a crecer en ellos.

Bajo esta premisa, “Chilean Gothic” recrea cinematográficamente
el cuento “El modelo de Pickman” de HP Lovecraft: como una
puesta en escena policial gótica al sur del mundo. Todos los escenarios
utilizados resultan claustrofóbicos y opresivos, fuera de
tiempo, anacronismos. El ambiente que se refleja en toda la película
nos muestra un anclaje de lo sobrenatural en el cotidiano, donde
no resulta extraño que acechen monstruos (o la promesa de ellos)
y donde el horror es subterráneo (bajamos por una escalera hasta
retroceder a un tiempo que no se ha ido, sólo está esperando reaparecer,
que lo convoquen).

A medida que avanza la historia y se buscan explicaciones y culpables,
el extraño termina siendo quien busca al perdido Pickman
(que nunca quiere ser encontrado, que ya traspasó el umbral incluso
como para ser reconocido). Martínez, quien busca una explicación
al asesinato de su amigo y mentor, el cual cree fue instigado o
provocado por el solo hecho de haber entrevistado a Pickman, de
haber entrado en el universo terrible que no alcanza a ver completamente,
da palos de ciego todo el tiempo. La búsqueda lo transporta
fuera de su vida cotidiana, como si se adentrara de a poco en una
pesadilla que no le permitiera ver bien ; al contrario, como si cada
vez que avanza en la investigación tuviera una visión de túnel, que
lo deja con una versión más sesgada y dicotómica de las cosas, no
preparado para la revelación final.

El lugar adonde se refugia-retira Pickman, no es el castillo abandonado
ni la mansión familiar venida a menos que nos presenta la
literatura gótica temprana; es una fortaleza, un lugar de intimidad
y distancia que no pertenece a este tiempo, sino a uno mítico. Es
su mente, donde los horrores son estructuras que vuelven sobre sí
mismas, visiones de un artista que sin embargo “copia” del natural
horrores reales, realizando una representación de algo que no es
una representación.

Lo que resulta amenazante en todo el relato y que está muy logrado,
es que sabemos que estos lugares horribles son amenazantes porque
no existe más en ellos lo que alguna vez se consideró sagrado. Lo
sagrado se ha pervertido, está más allá de nuestra comprensión humana.
Lo que hace el arte, lo que hace Pickman, lo que hace “Chilean
Gothic” es traer a esos monstruos de vuelta, no importa si estamos
preparados o no. Han estado siempre con nosotros.

Bernardita O. Labourdette es guionista de novelas gráficas y antropóloga.
Este texto es el prólogo que escribió para el libro electrónico de Gilberto Villarroel
 "LOVECRAFT VIVE EN CHILE. Guión y Making Of de la película Chilean Gothic (Pickman´s Model)",
editado por InteriorDIA y distribuido por eBooks Patagonia. Desde la tercera semana de febrero
de 2015 el libro ya está disponible en Amazon.

Fotos: 1. Rodaje de "Chilean Gothic". Fotografía de Juan Domingo Marinello. 2 y 3. Portada y contraportada del libro electrónico "Lovecraft vive en Chile", de Gilberto Villarroel, editado por InteriorDIA.

Comentarios

Entradas populares