El Musée de la Bande Dessinée de Angoulême abrió sus puertas para nosotros

La culminación del trabajo de la misión comercial chilena de autores y editores que viajó a Angoulême con el apoyo de ProChile, de la DIRAC y del CNCA fue la visita al Musée de la Bande Dessinée. El museo forma parte de la Cité Internationale de la Bande Dessinée et de l'Image, al igual que la Bibliothèque, que guarda 43 mil álbumes de cómics para jóvenes y adultos), la sala de cine y la Librairie.

El día en que visitamos el museo estaba abierta al público la exposición de Will Eisner ("Spirit").

El consejero científico del museo, Jean-Pierre Mercier, nos llevó, bajo estrictas medidas de seguridad (entrada sin equipaje y prohibición de hacer fotos) hasta un subterráneo climatizado y con luz especial en el cual se conservan originales de dibujos realizados por artistas desde el siglo XIX (antecedentes de las actuales historietas) hasta obras de artistas contemporáneos como Moebius, Hergé, Kirby, Hogarth, Calvo, Sempé y otros.

Los editores y autores chilenos varias veces nos emocionamos al contemplar estas obras, muchas de las cuales habíamos leído durante la infancia y adolescencia, y nuestros "oooohhhh" y "aaaahhh" de admiración se mezclaban con los de Jean-Christophe Menu (co-fundador de la editorial francesa L'Association en 1990 y de L'Apocalypse en 2012 y jurado del Festival Internacional de Angoulême 2017), de la curadora de cómics de la Universidad de Columbia, de una agente de arte y otros invitados especiales del museo a cuyo grupo Jean-Pierre Mercier gentilmente nos sumó.

La visita nos permitió conocer de primera mano las condiciones en que desarrollaron sus obras grandes creadores del cómic mundial, los problemas de conservación que enfrentan algunas de ellas, la manera en que el museo adquiere y clasifica dichas obras y, por encima de todo, el enorme cariño con que estos profesionales especializados cuidan este patrimonio cultural mundial.

Después de tres horas de este emocionante y didáctico recorrido a través de la historia del cómic mundial, regresamos a la feria, que en ese momento cerraba su versión 2017, y que estuvo marcada por grandes hitos para la historia del cómic chileno: la presentación del catálogo trilingüe de 100 títulos destacados de los últimos diez años, escrito por Carlos Reyes y Claudio Aguilera; la conferencia que dimos en francés y español los creadores y autores de la delegación (Carlos Reyes, Claudio Aguilera, Bernardita Ojeda, Abel Elizondo, Rodrigo Elgueta, Rodrigo López y Gilberto Villarroel), presentando nuestras obras a público y especialistas en la feria, la presencia que tuvimos en el stand de Chile (primera vez en Angoulême, atendiendo el francés, inglés y español) con el catálogo y con libros en español que fueron revisados y en algunos casos adquiridos por el público, al tiempo que escritores e ilustradores firmaban obras o dibujaban a los asistentes y, por último, las reuniones y contactos que realizamos con editores de Francia, Alemania, Estados Unidos y otros países y con comunicadores y profesores de mediatecas y medios especializados, además de curadores como el director del Museo de la BD de Bruselas, Bélgica.  Todo esto sin contar el enorme intercambio cultural que significa conversar libremente con creadores y editores de otros países, conocer de cerca el nivel de la industria editorial de las grandes editoriales de Francia y Bélgica y la presencia de editores de todo el mundo en el Mercado de los Derechos de Autor. Además, la visita a la Maison des Auteurs fue el primer paso para estudiar posibles convenios de colaboración para que creadores chilenos puedan postular a becas para desarrollar sus proyectos en Angoulême. ¡Un festival que jamás olvidaremos!








Comentarios

Entradas populares